#ConMuévete con Campamento Misión

“Campamento está lleno de pequeñas cosas que pueden significar todo, siendo la oportunidad perfecta para crecer más como persona y encontrarse con Dios. Ver la felicidad de otras personas por cosas simples como pintar, hablar o hacer una actividad, no tiene precio. Gracias a campamento descubrí que ayudar a los demás me llena y me hace muy feliz y que el verdadero valor de las personas no está en su bolsillo sino en su corazón.” David Santoro

Seguir leyendo #ConMuévete con Campamento Misión

Anuncios

#ConMuévete con el perdón

El perdón es una fuerza que resucita a una vida nueva e infunde el valor para mirar el futuro con esperanza

¿Quién puede presumir de no ser un pecador?

Sin duda, todos lo somos. Somos humanos con limitaciones. Pero existe algo mucho mayor al pecado y es el perdón. El amor de Dios es tan grande, que a pesar de nuestros pecados, nos abraza y perdona. Hablo de amor porque Dios no lleva cuenta del daño que hacemos y para ello es necesario una voluntad mayor. A lo largo de la vida de Jesús de Nazaret, vemos continuamente este gran gesto de amor, con su palabra, con sus acciones y con toda su persona. Él revela la misericordia de Dios. Cuando descubrí que el amor de Dios estaba presente en mi vida, experimenté muchas cosas. Una de ellas fue aprender a tomar conciencia de lo que estaba mal en mi interior. Al principio, existía miedo por cada error cometido y por mostrar limitaciones, pero estas cosas representan una carga que no deja avanzar. Y cuando decides quitarte ese peso de encima, que se lo presentas a Dios, es un alivio y una renovación. Es cuando me presento frágil y vulnerable ante Él, muestro mis caídas y a pesar de ellas sé que Dios decide levantarme.

He tenido la oportunidad de conocer su ser misericordioso. Para mí el sacramento de reconciliación tomó un camino diferente, más de seguir los pasos mecánicamente y escribir en una lista los errores, descubrí o me hicieron entender que eso iba mucho más allá. Realmente si he visto un cambio en mi interior a la hora de realizarlo. Y las palabras que he recibido me han ayudado a tomar decisiones. Buscar resolver la situación y tener una manera de vivir diferente con un corazón sereno. Esta muestra de amor me ha conmovido inmensamente, y es por ello que deseo que más de una persona experimente ese amor. Ese amor que no condena, no juzga, libera y sencillamente perdona. Desde entonces lo que me rodea no quiero que esté exento de esto y es cuando acciones concretas de amor se presentan en mi estilo de vida. La compasión y caridad es algo fundamental, comprender la  limitación de los otros y la propia. Abrazar la fragilidad.

Un acto concreto es a aprender a perdonar a los otros. Este gesto sin duda es divino, perdonar de corazón a alguien no tiene palabras. La sensación de eliminar ese rencor o rabia de tu vida, te hace un ser más feliz. Además de serenar tu corazón también abres el corazón de quien perdonaste. Hay que saber llevar con paciencia los defectos del prójimo. Y ahí comienza la reconciliación, la que hace el mundo sea menos frío e indiferente. Sin duda es un reto, pero no es imposible cuando se hace desde el amor.

Sonia Balzán

#ConMuévete con los Gestos

            “Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro.”

Muchas personas hoy en día tergiversan el significado de algunas palabras. La misericordia es una de esas palabras y quizás yo sea una de esas personas… Para mí esta palabra representa muchas facetas y acciones de la vida de cada persona. Es necesaria sin duda alguna.

Observar momentos donde una persona se compadece de otra, es amable, se reconcilia con alguien, pida perdón o bien perdone; suele ser tomado como un acto extraño o se pierde como un acto cualquiera, yo lo veo de una manera distinta. Estas situaciones del día a día ven reflejadas la misericordia de Dios.

Con un lindo gesto, una simple acción de ayudar a un conocido o desconocido, demuestras esa amabilidad que es necesaria hoy en día en un mundo que cambia constantemente y no siempre de la mejor manera. Siempre hay que tratar de sacarle una sonrisa a la vida y a los que te rodean aunque los problemas estén presentes, ya que dificultades siempre habrán, pero ese gesto de estar bien contigo mismo y con los demás genera una sensación agradable y de compañía con el prójimo, sabiendo que el apoyo mutuo ante situaciones difíciles facilitará a lograr un mejor resultado. Seguir leyendo #ConMuévete con los Gestos

#ConMuévete con la Realidad

“Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida.”

Antes que nada, la misericordia empieza cuando te conmueves con la realidad. Cuando al ver lo que tienes delante, te dejas impactar y esto te produce desde una sonrisa hasta una lágrima. Es justo ese momento en el que decides no quedarte con los brazos cruzados y reaccionar con misericordia.

Si al caso vamos, ¿qué es la misericordia? Para mí, más allá de ser el acto en el que compadeces al que sufre y le das tu mano, es un acto empático. Como dice el Papa Francisco, empiezas a ver al hermano con ojos sinceros, te pones a su servicio y dejas de pensar en un “yo” para pensar en un “nosotros”.

¿Qué mejor momento para poner en práctica, o aumentar, nuestra misericordia ahora que estamos en el pleno jubileo de la Misericordia? Hay tantas cosas que pasan a nuestro alrededor que no vemos, a veces la persona que menos pensamos es la que más nos necesita. Tenemos que empezar a ver el mundo con esos ojos sinceros llenos de misericordia, llenos de amor, con ánimo de querer que todo sea mejor. Dejar los individualísimos, caminar juntos, encontrar el camino y sabernos realizados en la misericordia que Dios nos ofrece.

Mi experiencia con la misericordia ha llegado de tantas formas, desde ser la persona que ofrece su servicio hasta ser quien se encuentra en estado de necesidad. Justo eso es la experiencia, saber actuar cuando hace falta y dejarte acoger cuando lo necesites. A veces pensamos que al dejarnos ayudar nos verán débiles, pero yo pienso que hay que ser valiente para pedir ayuda cuando realmente la necesitas, y ¿qué mejor ayuda que la misericordia de Dios? Nadie nos conoce mejor que Él.

Reconocer que necesitamos de la misericordia de Dios no siempre es fácil, a veces todo se vuelve más complicado, pero con el tiempo te das cuenta que Él siempre ha estado presente y que sabe justamente lo que necesitas. El Papa mencionó una vez que hay que “dejarnos acariciar por la misericordia de Dios”, lo cual es cierto, y esta puede venir de tantos lugares, puede venir en una presentación tan sencilla como el abrazo de una persona cercana, esto a veces nos confunde, porque es algo tan sencillo que no lo sabemos ver, lo tenemos en frente y no lo vemos.

Creo que la meta es como dice el Papa en esta frase base, hacer de la misericordia la ley fundamental que habite en tu corazón. Ahora la pregunta que nos tendríamos que hacer es ¿qué estoy haciendo para llegar a esto? Yo pienso que hay que afinar la vista, empezar mirando lo que hay dentro, ser valiente para pedir ayuda cuando la necesites y ser noble para prestar el servicio cuando alguien me necesite.

Yarani Acosta

#ConMuévete con el Amor

“El amor, después de todo, nunca podrá ser una palabra abstracta. Por su misma naturaleza es vida concreta: intenciones, actitudes, comportamientos que se verifican en el vivir cotidiano”.

Desde hace algunos años, parece que en Venezuela escasean todas las cosas de primera necesidad. Las cosas que no se comen, por las que no tenemos que hacer cola, ni las cuentan dinero sentimos que están desapareciendo también, pero, a diferencia de la harina, el jabón de baño y el pollo, nadie parece preocuparse demasiado.

El amor siempre se nos ha antojado como algo más o menos difícil de explicar. Hemos aprendido, para bien o para mal, que solo se ama a un grupo de personas selectas y que esto se demuestra de formas muy específicas. Amo a mis padres porque me dieron la vida, amo a mi pareja porque también me ama a mí, amo a mi mascota porque me da compañía. Y así sigue la lista de nuestros afectos que cada vez más se parece a una lista de deberes más que de alegrías. Muchas veces, más en una realidad donde encontrar lo material es lo más imperioso para la vida, las demostraciones de este amor se traducen en obsequios materiales y entonces amar se convierte en sinónimo de comprar.

Pero yo estoy dispuesta a decir que nos hemos conformado con una definición muy cómoda del amor. Es muy fácil “amar” a quien sé que también me ama, es muy cómodo “amar” solo el 14 de febrero o el segundo domingo de mayo. Y creo que eso a lo que hemos llamado “amar” no es realmente amor. Porque yo concibo el amor como una forma de vida.  Seguir leyendo #ConMuévete con el Amor

#ConMuévete con la Solidaridad y Sencillez

Sumando Sonrisas en Morichalito

Campaña Juguete 2015

En estas navidades he sido testigo del amor y la solidaridad de la gente, de su deseo por forjar con un granito de arena, un país más justo y fraterno. En todos nuestros centros concepcionistas se llevó a cabo la “Campaña Juguete 2015” impulsada por la A.C Solidaridad Concepcionista y bajo el lema “Tú + Juguete + Ilusión = SONRISAS”.

A pesar de la situación difícil que vive Venezuela en estos momentos, pudimos recoger alrededor de 700 juguetes gracias al aporte invalorable de niños, jóvenes, padres, educadores y amigos que, con gran premura, donaron los juguetes para sumar sonrisas en nuestras comunidades indígenas de Morichalito.

Del 21 al 23 de diciembre tuve la dicha de compartir junto a la comunidad de hermanas de Morichalito, la grata experiencia de repartir los juguetes que el Niño Jesús enviaba a estos niños ansiosos. Fueron más de 10 comunidades indígenas las beneficiadas por esta obra solidaria, entre ellas: Las Bateas, Punta Brava, Ekunay, Morichal Verde, La Unión, La Calceta, El Palomo, La Lajita, Punta Mata, Villacoa, etc…

Realmente fue emocionante participar de esta experiencia, no solo por ver nuestro objetivo logrado, la alegría de estos niños al recibir sus regalos, sino además constatar una vez más que el amor, la solidaridad, la vida y la dignidad pueden más que cualquier egoísmo, indiferencia, miedo o comodidad… que siempre dará más alegría dar que recibir y que allí está nuestro país, Venezuela, esperando por nosotros para hacerla crecer en humanidad.

En nombre propio y en nombre de todos los que hacemos vida en la A.C Solidaridad Concepcionista, ¡Muchas gracias! Y feliz año 2016. Que el Señor Jesús, que nunca se deja ganar en generosidad, revierta en cada uno de los que hizo posible esta campaña, bendiciones, salud y paz.

Un abrazo, Consuelo Pantin rcm

#ConMuévete con el AMOR

«“Dios es amor”  Este amor se ha hecho ahora visible y tangible en la vida de Jesús. Su persona no es otra cosa sino amor» (Misericordiae Vultus)
 
Es muy común escuchar o leer que Dios es amor, que la persona de Jesus es amor. Y algunos que nos preguntarnos el por qué. Hay muchos actos de amor que se pueden observar en una persona y de esta forma, creo que pasa con Jesus de Nazaret. 
 
En mi experiencia con Dios, puedo decir que antes de conocer su amor no reconocía su presencia en momentos tan sencillos de la vida. Como por ejemplo, regalar un abrazo a un amigo o quizás simplemente escucharlo. Regalar una flor a tu esposa o un chocolate a tu novia e incluso compartir con tus abuelos son detalles del amor de Dios. 
 
De manera que la vida, nuestra vida, esta llena de gestos. Estos pueden hacerse presentes de distintas formas, pueden ser, una risa, una mirada, una sonrisa, un abrazo, ayudar al otro e incluso un paisaje de un hermoso atardecer o de una montaña… 
Generalmente no solemos prestar atención en reconocer que esos gestos, son de amor. Y amor de Dios. 
 
Considero que el amor no es algo intangible. El amor se da, se vive día a día. Por lo tanto, El amor de Dios es sencillo, se entrega. Es libre, te puede hacer sentir ligero y en calma. El amor es paciente. Y más allá de todo, el amor es capaz de pedir perdón 
 
Del mismo modo, Creo que el silencio, la escucha y el perdón también son gestos de amor de Dios. 
En mi vida cotidiana, me conmuevo al ver una sonrisa sincera de cualquier persona, ya sea de un amigo, de mi familia o de novio. En especial las sonrisas de los niños que transmiten una alegría única. 
En definitiva, me conmueven las sonrisas acogedoras, sinceras, contagiosas. 
 
A su vez, me conmueven las miradas que están llenas de historias, las miradas de los pobres, algunas veces llenas de dolor, otras, llenas de ganas de salir pa’ lante, de entusiasmo. También, las miradas de los niños, inocentes, puras, con tanto por vivir… 
Pero sobre todo, aquellas miradas que expresan un amor único.
 
Me conmueve la ayuda en todo sentido. Cuando ayudo y cuando veo a otras personas ayudando, me llena el corazón y me hace sentir libre. Le da una sonrisa a mi corazón. 
 
El amor de Dios es tan sorprendente, te hace cambiar tanto interiormente que tu forma de ver la vida y de vivirla se hace distinta. Experimentas vivir con sentido.  ¡Y qué increíble es! Por ejemplo, ahora veo de forma distinta reír con mi familia.  Me conmueve cada vez que en la mesa reímos todos juntos. Al igual que reír con los amigos, aquellos con los que puedes ser débil y vivir experiencias inolvidables. Pues ser un buen amigo, también es un gesto de amor! 
 
El amor es sencillo y siempre esta presente en nosotros, en nuestra vida. Solo debemos prestar atención y darnos cuenta en los momentos de nuestra vida que están llenos de gestos de amor de Dios.
 
Paola Repetto.

¡Alégrate! El Señor está contigo y cuenta contigo.